lunes, 16 de mayo de 2016

Una gran diferencia...

Le preguntaron cierta vez a Uwais, el Sufí: «¿Qué es lo que la Gracia te ha dado?». Y les respondió:
«Cuando me despierto por las mañanas, me siento como un hombre que no está seguro de vivir hasta la noche».
Le volvieron a preguntar:
«Pero esto ¿no lo saben todos los hombres?».
Y replicó Uwais: «Sí, lo saben, Pero no todos lo sienten».

Esa es la sutil diferencia. Vivir en la conciencia de que cada día...amando la posibilidad de estar vivor hoy, y entender que mañana no lo sabemos a ciencia cierta. El mundo puede dar mil giros. Lo sabemos.
Cuando nos encontramos de cara ante la temporalidad de la existencia, empiezan a desaparecer los miedos, nos atrevemos a vivir más intensamente, corremos riesgos...finalmente comprendemos que ya no hay nada que perder...vivimos en conciencia, perdonamos, pedimos perdón...amamos...
Leía un post hace unos días, que el grave error es que los seres humanos creemos que tenemos tiempo. Lo cierto es que este momento es lo único que poseemos. Podemos hacer de él una poesía o una triste canción. Sólo depende de nosotros.
Que tengan una excelente semana!

Nery

viernes, 22 de abril de 2016

La única medicina...

"Tantos libros de autoayuda, tantas recetas para la felicidad, tantos remedios que prometen ser la panacea, tantos senderos, tantos caminos, tantos maestros ascendidos, tantos genios de las lámparas y tantos vendedores de humo...

Y de repente llegas tú, con tus ojos luminosos y tu mirada de estrellas, tu alma india, tu sencillez, tu humildad, tu inocencia y tu sonrisa llena de Sol, y me regalas a manos llenas la mayor de las Medicinas, la única, la verdadera: EL AMOR..."


∞ Ada Luz Márquez ∞

Gracias por coincidir...


Que todos los soles pueblen tu corazón en tus noches oscuras de soledad e incomprensión, sobre todo cuando la tiniebla nazca desde dentro.
Que la luz de todos los amaneceres te arrope a la vuelta de todas las esquinas, al dorso de todos los muros, al filo de todas las espinas.

Que la fuerza de todos los vientos sean tu aliento cuando falte y el empuje cuando las rocas del camino se hagan montaña.

Que tus pasos se hagan mudos a la queja y los juicios y tus oídos se hagan sordos a los "no puedes", y sobre todo, a los feroces " no puedo".

Que la tierra te nutra de raíces y el cielo te regale alas, que el camino te sostenga y el horizonte te abra los brazos.

Que tu paso sea pájaro abriendo todas las fronteras.

A ti, que estás leyendo, Aquí y Ahora.
Gracias por coincidir.


Hermana Águila

lunes, 18 de abril de 2016

Las despedidas...

Escucho a Oceransky....hace mucho que había dejado de escucharlo...

Existen ciertamente canciones que pueden trasladarte a lugares, personas, aromas, momentos...
Esto meses han estado llenos de grandes aprendizajes, la tristeza ha sido mi compañera y esta vez me he permitido abrazarla...sé que aparece con un propósito...sé que me permite mirar muy al fondo de mi corazón y limpiar, a través de mis lágrimas, todo lo que quizás aún está morando por dentro y debe salir...debe ser despedido...

Anoche tuve un sueño...y pensaba en las despedidas...

En que una de las cosas más tristes que me ha tocado atravesar en la vida ha sido despedir, decir adiós y ver partir a quienes más amo...no reconozco hasta hoy un motivo más intenso que me haya sumido en esas tristezas profundas y absolutas...y a veces largas...

He despedido a mis cuatro abuelos, a mis mascotas amadas, he despedido mi casa cuando decidí partir lejos de ahí...un día despedí a mi gran amor...y la despedida más dura fue la de despedir a mi mamá...y verla partir al infinito entre mis brazos...

Pensaba en que la vida es quizás un constante dejar ir...dejar partir...
Dejamos de ser quienes somos...
Seres que amamos un día se van...
Todo muere...todo se transforma...
Creo que la sabiduría más grande es entender que nada nos pertenece y que podemos asumir ello en paz...
Dejar ir,
Fluir,
Soltar,
Ser libres...
Siento que todo ello se relaciona...Y que es parte de mi aprendizaje en esta vida...

Siempre he soñado que llegará el día en mi hijo Salvador, a sus 16 o 17...o quizás antes, me diga...Adiós mamá...voy a seguir con mis sueños...y ahí estaré yo, ya con el alma pulida de partidas, de adioses y despedidas y entenderé que la vida me preparó para ese momento, y me hizo fuerte para abrazarlo y ayudarlo a extender sus alas para que cumpla todos sus hermosos sueños, su misión y su camino...

Aprender a soltar,
a decir adiós,
a fluir,
a confiar,
a dejar ir...
A ser agua...a ser como un río, que fluye en paz...confiando...

En este aprendizaje me veo...
Alguna vez pensé que sería muy, muy difícil...pero hoy, después de un sueño en la noche, entendí que no existe nada más...
Te dejo ir, de mis pensamientos, de mis sueños, de mis ilusiones,
Dejo ir esas sonrisas, esos momentos, ese amor...
Dejo ir todo...y lo entrego todo como ofrenda al Universo...

Anhelo que llegue el día en que pueda honrar cada despedida y que mi corazón, en profunda paz comprenda la sabiduría de ese adiós...creo que ese momento llegará...confío que sí...

Nery